artículos

Regresar

HONGOS Y PARÁSITOS: CAUSANTES DE INFECCIONES

Comprender las características de los Hongos y de los Parásitos como causantes de infecciones ayuda a sensibilizar a la población sobre la necesidad de evitar el desarrollo de resistencia a los medicamentos antifúngicos, antiparasitarios y antiprotozoarios.

La estructura celular de los Hongos es más compleja, pues poseen un núcleo bien definido (microorganismos eucariotas) compuesto por mitocondrias, aparato de Golgi y retículo endoplásmico.

Los Hongos pueden replicarse de manera asexual en una forma unicelular (levadura), o de manera asexual y sexual, en una forma filamentosa (moho). Algunos de ellos pueden adoptar ambas morfologías; como es el caso de los hongos dimórficos, como Histoplasma, Blastomyces y Coccidioides.

La buena noticia es que de los cientos de miles de Hongos existentes solo unas 300 o 400 especies son potencialmente patógenas para el hombre. La mayoría producen infecciones llamadas micosis; otra parte es causante de procesos alérgicos y el resto produce intoxicaciones en dos modalidades: las micotoxicosis por ingestión de toxinas de micromicetos contenidas principalmente en granos de cereales, y los micetismos por ingestión de macromicetos tóxicos.

Por su parte, los Parásitos son los microorganismos con mayor grado de complejidad. Todos son clasificados como eucariotas, algunos unicelulares y otros pluricelulares. Pueden ser diminutos protozoos del tamaño de muchas bacterias o los artrópodos y cestodos que llegan a medir hasta 10 m de largo.

Es bastante complejo el ciclo de vida de los parásitos porque algunos establecen una relación permanente con el ser humano, mientras otros tienen etapas de desarrollo en animales que les sirven de anfitriones.
Las mayores causas productoras de infecciones tienen su origen en los parásitos, tanto en el hombre, como en los animales, los cuales pueden provocar elevados índices de morbilidad y hasta mortalidad.

Los hongos pueden desarrollar resistencia a los medicamentos antifúngicos, cuando siguen produciendo la enfermedad en el paciente, pese a que la concentración del medicamento es la máxima en el lugar de la infección. Por su parte, los parásitos pueden desarrollar mecanismos de defensa que anulan el efecto de los antiparasitarios y antiprotozoarios, llamado Resistencia Antihelmíntica (RA), que anulan el efecto de los medicamentos, a pesar de usarse en dosis superiores a las necesarias.

Es muy importante acudir a la consulta médica cuando se tienen síntomas asociados a posibles hongos o parásitos, u otra enfermedad. Estos microorganismos pueden desarrollar resistencia y hacer más complejo el tratamiento.

¡Acude al médico y evita la automedicación!

Fuentes:
Manual de entrenamiento de Laboratorio Behrens C.A, Dra. Nora Maulino (Agosto 2020)


Artículos Relacionados

Comprender las características de los Hongos y de los Parásitos como causantes de infecciones ayuda a sensibilizar a la población sobre la necesidad de evitar el desarrollo de resistencia a los medicamentos antifúngicos, antiparasitarios y antiprotozoarios. La estructura celular de los Hongos es más compleja, pues poseen un núcleo bien definido (microorganismos eucariotas) compuesto por … Continued